El éxito de las Redes Sociales.

       Quizá alguna vez te has preguntado cómo es posible que la compañía fotográfica más valiosa del mundo, Instagram, no venda cámaras, o como el más grande influenciador mediático (Facebook), el cual no crea contenido, haya alcanzado tal nivel de ingresos, ¿a qué se debe su éxito? ¿En qué se centra el departamento de marketing de empresas como Instagram, Facebook o Whatsapp?.

                  Pues bien, el secreto está en el famoso marketing del hábito, a través del cual las empresas son capaces de hacer que sus clientes se vuelvan adictos a sus servicios, o, dicho de otra manera, “enganchar” al consumidor a sus aplicaciones. Pero, ¿en qué consiste realmente el marketing del hábito? Un hábito es un comportamiento repetido regularmente que se instala en nuestro cerebro de manera innata, de tal forma, que dicho comportamiento se repite de manera casi  inconsciente. Para generar este hábito las empresas se centran en crear, en primer lugar, la existencia de un recordatorio que nos incite a realizar el comportamiento, y en segundo lugar, la creación de una recompensa, un beneficio que el consumidor obtiene al ejecutar la acción concreta. Si trasladamos esto al mundo de las redes sociales nos encontramos con las notificaciones (recordatorio) y los famosos “likes” como recompensas.

Así pues, Instagram, la cual cuenta con más de 500 millones de usuarios activos, aprovecha la avaricia del ser humano a través de los “likes” para crear ese hábito en nosotros. ¿a qué sabe muy bien escuchar que tu foto “gusta”? ¿Y cómo consigue un usuario medio esos “likes”? Dando más “like” a las publicaciones de los demás usuarios, y cuántos más “likes” des, más “likes” recibirás, creando así un círculo vicioso que nos hace estar enganchados y atentos en todo momento.

La última novedad de Instagram, al igual que en Facebook, han sido los famosos InstaStories, el cotilleo versión tecnológica. Si subes una foto a Instagram, puedes saber quien le da “like”, pero no puedes saber con certeza todos aquellos usuarios que han visto la foto, sin embargo, con los InstaStories se genera un círculo de enganche mucho mayor, pues nos permite saber con exactitud quien ha entrado en nuestra publicación y quien no, generando así un bulo adictivo en el que no solo es prioritario presumir de un momento especial, sino también el morbo que da saber a quien realmente le importa nuestra vida.

Pero vamos más allá, Whatsapp, la aplicación con más usuarios del mundo en la que no existen las recompensas pues no hay presencia de “likes”, ¿Cómo ha sido capaz de generar ese hábito en nosotros? Si echamos la vista atrás, Whatsapp comenzó siendo una simple aplicación de mensajería instantánea que permitía mantener una conversación a distancia, no existían los ticks, ni las últimas conexiones, aunque sí las notificaciones. Pero de repente el departamento de marketing decidió comercializar más aún sus servicios, e introdujo la última conexión en el perfil de los usuarios, y nos encontramos, por un lado, a una persona que envía un mensaje, que  ve esa “última conexión”, y que espera una respuesta, y por otro lado, a una persona que recibe un mensaje, que se conecta, que actualiza, por tanto, su “última conexión”,  y que se ve en “la obligación de contestar”, puesto que si no lo hiciera, quizá se esté arriesgando a crear cierto malestar en el emisor del mensaje. De esta manera volvemos a entrar en el círculo vicioso del que hablábamos anteriormente.

Por si la última conexión era poco, nacieron los ticks azules, ante los cuales no existen la posibilidad de no contestar a un mensaje, ya no solo Whatsapp te permite conocer la última conexión con precisión, sino también la hora y el momento exactos en los que el receptor conoció la información transmitida, quedando este obligado sí o sí a contestar.

whatsapp-2105015_960_720.jpg      Parece que redes sociales como Instagram, Whatsapp o Facebook han sido aplicaciones magníficas que han hecho de la comunicación la cosa más asequible del mundo, podemos estar conectados en todo momento con cualquier persona en cualquier parte del planeta, sin embargo no somos conscientes de que realmente no estamos ante una empresa pionera en comunicación, sino ante organizaciones publicitarias que no paran de ofertar productos o servicios de empresas secundarias a los usuarios activos en ellas. Hoy en día todo el mundo habla de marketing digital, pero muy pocos se preguntan por el marketing del hábito llevado a cabo por la mayor parte de las redes sociales que utilizamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s